Sin título

Hoy nos damos cita en este espacio para escritores con Francis Romero Ayala que en apenas unos párrafos es capaz de adentrarnos en lo más profundo de nuestro ser… ¿Seréis capaces de ponerle un título? ¡Disfrutad!


Me he propuesto dejar de rememorar el pasado, no volver a escuchar canciones de los setenta ni ir a lugares donde ya estuve, aunque sé que podría repetir cada país y cada ciudad y sería como si no hubiera estado nunca. Tampoco abro el album de fotos, lo he puesto en un rincón del armario donde no pueda verlo .

Esta propuesta la estoy consiguiendo a costa de mucho esfuerzo y  meditación, sin embargo hay unas escenas de un pasado lejano que mi cerebro se niega a borrar. Yo le suplico que lo haga, pero él se niega una y otra vez, me dice que las he ido anteponiendo a vivencias presentes y  que las neuronas están más vivas que nunca y no puede hacer nada. Me gustaría tenerle entre las manos y hacerle entrar en razón, pero últimamente mi pensamiento tampoco me acompaña, imagino que recibe sus órdenes. 

Creo que el cerebro está celoso,  dolido porque un día me dijo que para nosotros es el corazón el que manda, “él es el más importante en vuestra vida, a él le dedicáis vuestras mejores palabras, poemas, canciones…  Un día me preguntó por qué lo nombrábamos tanto si es simplemente un motor, bombea la sangre. Ya sé que si él no funcionara, no tendríais vida pero quién os dirije, previene, cuida ése soy yo.”

He intentado dedicarle una poesía, un cuento, quisiera tenerle contento, pero esas líneas escritas están vacías de contenido, sé que no le gustan y él mismo se encarga de borrarlas,  porque el bandido sí puede hacerlo, a mí no me engaña, pero me castiga. Así que pido vuestra ayuda, sí, a vosotras a quién envío mi escrito, quizá encontréis la solución, algo que yo pueda hacer que no haya hecho todavía. Decidme, ¿lo habéis intentado,?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *