Nueva York en invierno: una estancia diferente

Nueva York, también conocida como la ciudad que nunca duerme, no duerme tampoco en invierno: su vida late con fuerza durante todo el año. En invierno, sin embargo, se respira en la ciudad una atmósfera única, casi mágica, que merece mucho la pena experimentar.

Enero y febrero son los meses más tranquilos, el alojamiento es más asequible, y casi no hay colas para entrar en los sitios de interés. También son los meses más fríos del año, por lo que necesitarás un buen abrigo, gorro y guantes para disfrutar de los encantos de la Gran Manzana.


Pasear y patinar sobre hielo en Central Park

A medida que la temperatura va bajando, la ciudad comienza a estar más tranquila de lo habitual, aunque sigue ofreciendo una gran variedad de eventos a los que asistir. Cuando brilla el sol, no hay nada mejor que un paseo por el emblemático Central Park de Nueva York. Escarcha matutina, árboles helados, calles nevadas y rascacielos que se elevan a tu alrededor creando una atmósfera única que sólo se puede vivir en la temporada invernal.

Una de las experiencias imprescindibles en invierno es patinar sobre hielo en Nueva York. En Central Park se encuentra la hermosa pista de patinaje Wollmann Rink, que se ha utilizado como escenario en varias películas románticas como las famosas Love Story y Serendipity. Mientras te deslizas por el hielo rodeado de rascacielos, entiendes muy bien por qué. Si eres de los que prefieren ver las piruetas de los demás desde la barrera, puedes sentarte tranquilamente a tomarte una taza de chocolate caliente y disfrutar del espectáculo.

Hockey sobre hielo en el Madison Square Garden

Una de las actividades más destacadas de unas vacaciones en invierno en Nueva York, es sin duda asistir a un partido del equipo local de la NHL, los New York Rangers. Además de los fanáticos del hockey que visitan la ciudad, los New York Rangers también reúnen a muchos locales en las gradas. La velocidad del juego y la pasión de los espectadores hace que sea una experiencia muy emocionante. Nada como unirse a la masa con un hot dog gigante para sentirse neoyorquino por un instante.

Los New York Rangers juegan en el Madison Square Garden (también conocido como MSG o The Garden), el pabellón más grande y famoso de Nueva York. Tiene espacio para 20.000 personas y acoge multitud de conciertos y eventos deportivos cada año. En él han actuado los artistas más conocidos del mundo, desde grandes clásicos como Frank Sinatra y Elvis Presley, a iconos del pop como Michael Jackson o Madonna. Visitar este templo neoyorquino es ya una atracción en sí misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.