Marocas, una marca de inspiración valenciana

Su intención, ofrecer al mundo el vestir cultura en el día a día de forma ética, responsable y a poder ser sostenible. Y apostar por nuestra riqueza tradicional y cultural valenciana.


Creada por las hermanas Ródenas. El proyecto nace del entusiasmo y la ilusión de crear un proyecto de hermanas donde fusionar sus pasiones, el mundo del diseño, la moda junto con las tradiciones y la cultura valenciana. María, diseñadora de producto y gráfico, Marta modista de alta costura y diseñadora de moda, aprendiz del prestigioso Lorenzo Caprile.

Su intención es crear moda contemporánea y sostenible para el día a día usando como referencia nuestra cultura. Reivindicando que nuestras tradiciones también se pueden lucir en camisetas básicas de algodón orgánico y los textiles valencianos se pueden adaptar a los nuevos tiempos en complementos funcionales. Promoviendo el TerretaStyle.

El origen: la esencia valenciana

Comienzan diseñando y realizando a mano diademas y coleteros con retales de tejidos valencianos. Muchos de los textiles que se aplican a la indumentaria valenciana son tejidos que no se pueden reciclar dada su complejidad por la cantidad y diversidad de hilos, sobretodo cuando el tejido contiene hilos de metal. Las modistas suelen desechar muchos retales sobrantes de esos tejidos en la basura o se donan para crear manualidades.

Ahí, se dieron cuenta de que era una pena desperdiciar gran parte de nuestra esencia valenciana y tenían que crear productos funcionales para el día a día bajo la técnica del upcycling (reutilización de materiales de desecho o residuos para una reutilización creativa de mayor calidad y valor ecológico), que dan forma a joyas textiles con mucha esencia y además son responsables con el planeta.

Más tarde, crean una línea de camisetas y sudaderas de algodón orgánico. Diseñan ilustraciones con técnica collage utilizando fotografías antiguas familiares. Interviniendo en ellas con técnicas digitales, creando composiciones vanguardistas sin huir de la tradición. Tachan las caras con varios propósitos que se han conseguido, el principal, crear misterio y eliminar la identidad de los niños que se encuentran detrás, con ello, se han encontrado en que mucha gente se siente identificada con su infancia y se ven a ellos mismos. Las fotografías son de los años 70.

Otra vuelta de tuerca

En otoño quisieron darle valor a otra de las técnicas importantes en nuestra cultura, el bordado. Con ello, quisieron mostrar y reivindicar el trabajo manual y la importancia de los bordados sobre los delantales y pañuelos en la indumentaria tradicional. Uno de los bordados típicos es el dibujo de las Palmas y es por ello que, lo han plasmado en sudaderas de tejidos ecológicos. Un dibujo delicado y muy representativo. Realizado con hilo de oro sobre una prenda muy informal como es la sudadera. Para ello, cuentan con una bordadora que trabaja en el sector y que actualmente este sector se encuentra muy dañado.

Su intención, ofrecer al mundo el vestir cultura en el día a día de forma ética, responsable y a poder ser sostenible. Y apostar por nuestra riqueza tradicional y cultural valenciana.

Necesitamos en nuestra terreta más Martas y Marías, porque diseñadoras emergentes como ellas, son nuestro futuro, desde aquí les aplaudo, les animo y les auguro muchos éxitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *