La estética de los abanicos.

La sutileza del abanico español

Los hombres a lo largo del tiempo tienen las espadas, las mujeres el abanico…probablemente un arma igual de eficaz”.

Joseph Addison
  • Un instrumento ideado para que con un juego de muñeca rítmico y variable, se pueda mover el aire y facilitar la refrigeración cuando se está en un ambiente caluroso.

Se considera originario de Oriente y su fabricación es delicada, en especial cuando se presentan diseños artísticos y materiales de gran calidad.

Con antecedentes en el flabelo egipcio, su estructura evolucionó del tipo fijo circular, al modelo plegable.

De etimología latina, diminutivo de “abano”, a partir de “vannus” , que en la cultura agrícola romana recibía el utensilio usado para aventar la cascarilla de los granos de cereal y en cocinas para avivar el fuego.

VM ESTUDIO
La sutileza del abanico

Históricamente, los primeros abanicos, estaban reservados para la realeza y la nobleza, eran considerados como un símbolo de estatus.

Sin recuperar su glorioso pasado, todavía hay en Occidente importantes fábricas de abanicos sobre todo en la Comunidad Valenciana y en Andalucía.

La costa valenciana fue elegida por muchos artesanos para establecer sus fábricas y ser un referente en el sector, de madera fina lisa o tallada de peral.

Casi siempre ribeteados de tela, para permitir a los artistas que plasmaran dibujos al óleo con escenas costumbristas o estampando detalles florales convirtiéndose en un símbolo de nuestro País.

El abanico como Branding
 La sutileza del abanico español
La estética de los abanicos.

Para mí, el abanico perfecto, es único y tiene la capacidad de aportar un toque de diferenciación a la persona que lo utiliza, se acercan las subida de temperaturas y propongo, hacer únicos los abanicos de nuestras empresas para regalar a nuestros clientes, customizándolos con nuestro logo corporativo como “Branding”

Veronica montijano

Yo los tengo con mi empresa, VM ESTUDIO y lucen así de bonitos muy MADE IN VALENCIA.

Optando por el tamaño reducido de uso masculino, es más corto para que quepa en el bolsillo superior de la chaqueta, de madera natural sin muchos adornos pero contrastados con los tejidos en colores flúor para que no pasen desapercibidos.

El abanico también es cosa de hombres, es difícil negar que el calor es uno de los mayores enemigos de la elegancia, es un complemento que ayuda a decir quién y cómo somos.

Desde aquí quiero extender este concepto para poner en valor al sector artesano de nuestra comunidad.

veronica montijano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *