GRESCA

Gresca es, para mi, un lugar de referencia en Barcelona. El restaurante que siempre recomiendo para ir si alguien quiere disfrutar sin dejarse un dineral por comensal y que cuida todos los aspectos de un restaurante, cocina, sala y bodega.

De hecho fue la bodega lo que me llevó a conocer Gresca, más bien el libro de Ferran Centelles “Qué vino con este pato”.

Ancestral, Finca Largatá, 1er Rozas

En el que Ferran, uno de los sumiller más relevantes de El Bulli y colaborador de Ferran Adriá en el Bullipedia Project, hace referencia a Gresca y Rafa Peña (propietario y cocinero) compartiendo mesa y comentando la relevancia que le da Rafa a la bodega para estar acorde con su cocina y su forma de ver la hostelería.

Caldo agripicante

Uno de sus grandes atractivos es la polivalencia del mismo local, en el que aúna diferentes ofertas, según porque puerta entres.

Si eliges la izquierda disfrutarás de Gresca Bar, con aire a Bistró, si optas por la derecha, Gresca, mesa más puesta y oferta degustación, y una 3ª opción (y la mejor, a mi gusto) que es la barra que conecta ambos ambientes. Allí uno se sienta y disfruta viendo como funciona a toda candela su cocina.

El denominador común es el protagonismo del producto. Elaboraciones aparentemente sencillas, que ensalzan al actor principal, con apenas unos pocos ingredientes.

JUAN L. HELBENSO

Gresca ha conquistado el público con algunos platos fijos como la berenjena con parmesano, que si la prueban no verán a esta hortaliza con los mismos ojos o el archifusilado en IG sandwich de comté.

Berenjena con parmesano
Sandwich de comté

Y otros que se quedan en el recuerdo de visitas pasadas como la gamba roja y cúrcuma, o algunos de mi última visita este noviembre del año pasado como los boletus con yema curada o las mollejas glaseadas que eran puro deleite.

Son muchos los profesionales y aficionados a la gastronomía que respetan la cocina de Rafa Peña, por poner un par de ejemplos, Philipe Regol de observación gastronómica frecuenta con regularidad Gresca (en mi primera visita coincidí con él y estuvimos de tertulia Rafael, él y yo) o Joan Roca de El Celler de Can Roca, en sus visitas a Barcelona también lo frecuenta.

Boletus con yema curada
Mollejas Glaseadas

Vale la pena recordar que Peña se disputó el título de cocinero revelación con el ganador de ese año, que fue ni más ni menos que un David Muñoz que ya estaba despuntando en aquel momento.

Un año de gran talento visto como han ido las cosas.

Pero si algo me hace repetir Gresca, a parte de su cocina sabrosa y desenfadada, dentro de la amplia oferta que proporciona la ciudad condal, es el servicio y la cuidada bodega.

En cuanto al servicio, no sólo es la atención, son las facilidades para adaptarse a cliente, ya sea en cuanto apetito, gustos o económicos, adaptándose al bolsillo del cliente si este lo pone como condición.

Uno sale satisfecho sí o sí.

Y en bodega cuentan con un equipo excelente y competente que sigue las mismas premisas que sala. Una amplia oferta de vino en la que bucear y probar impresionantes borgoña, selección de naturales de nuevo mundo (recuerdo un sudafricano imponente) o estrenar añadas de Comando G y terminar brindando con un ancestral con amigos tras un estrepitoso fracaso de un proyecto en el que nos embarcamos.

Pues Gresca es un sitio ideal en el Eixample barcelonés para celebrar alegría y alegrar penas, cualquier día de la semana.

Ahora la cocina de Rafa Peña está ya presente, desde hace a penas un mes, en Madrid para gozo de capitalinos y quienes la visiten.

El cocinero dirige las cocinas del nuevo buque insignia de la compañía hotelera AC Hoteles by Marriot, Hotel Santo Mauro.

Un 5 estrellas Gran Lujo en el que se han invertido unos 7 millones de euros en su reforma, para conservar la esencia palaciega de este edificio de finales del SXIX del barrio de Salamanca (C/Zurbano 36, Madrid).

Un hotel de corte clásico que contrastará con la cocina informal de Peña, pero que a buen seguro será un reclamo para el cliente local y turista.

A unos 7 minutos andando de Gresca está el emblemático mercado del Ninot. Llamado así por el mascarón de proa que lo preside con la figura de un niño.

El barrio del Eixample, en parte, crece alrededor de este muñeco que era imagen de una taberna en el SXIX. Posteriormente se asentó un mercado ambulante que acabó siendo fijo y nombrado Mercado del Porvenir, aunque para el ciudadano siempre fue el mercado del Ninot, hasta que en la 2ª República se oficializó el nombre.

Luego con el gobierno franquista se volvió a su antiguo nombre, para con la llegada de la democracia se quedara definitivamente con el nombre que siempre se le conoció. El citado mercado del Ninot.

Gresca
Dirección: C/Provença 230, Barcelona Horario: Lunes-Domingo 13:30-17:00/20:30-24:00 Tlf: 934516193
Galardones: Recomendado Michelin, 2 soles Repsol

Precio: >50 Euros

Fotos: Juan L. Helbenson y Gresca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.