Essaouira, la Orden del Ibis Negro
Capítulo V

Moriarty, Klaus y Carmine viajan a Londres para continuar con su investigación… Sin embargo dicho viaje no va a resultar como previsto…


Moriarty Klaus y Carmine, recogieron de la habitación todo aquello que les identificaba y se dispusieron a tomar el ascensor.

No había taxis, ¡qué contrariedad!

No obstante Klaus ya lo tenía todo previsto. Doblando la esquina apareció un vehículo gris sin distintivo. En el interior, un individuo menudo, con traje y sin corbata, algo desaliñado, pero con un porte que denotaba cierta clase.

Les abrió la puerta y los tres se introdujeron en la parte trasera.
Hubo un silencio de segundos, hasta que Klaus dijo: Louis, acércanos rápido al aeropuerto.

Louis, asintió con la cabeza, y se deslizó por todas aquellas callejuelas de imposible nombre.

Entrando en la pequeña terminal del aeropuerto, Klaus le hizo un gesto a Louis. Este fue disminuyendo la velocidad hasta llegar a un puesto fronterizo, y allí entregó una pequeña carpeta con documentación.
El gendarme nada más ver el sello, hizo un gesto de respeto y los dejó pasar.

Moriarty y Carmine no sabían muy bien el porqué les estaban dejando llegar a la zona de despegue con aquel coche particular. Probablemente, la documentación entregada tendría bastante que ver.

Dos hombres de seguridad les estaban esperando en las escalerillas de aquel pequeño avión. Rostros duros y ni una palabra ni gesto. Solo cumplen su trabajo pensó Moriarty.

¡Cómo es posible que el avión esté prácticamente vacío!, exclamó Moriarty.
Efectivamente era raro. Se encontraban en plena temporada de negocios y vacacional.

Sin prácticamente protocolo de inicio de despegue, el avión ya estaba rodando. Cuando todo parecía tranquilizarse, una voz desde la zona de mando del avión les comunica lo siguiente: Soy el comandante Mertel, y les hago saber que este vuelo con destino a Londres realizará una escala no prevista en el Plan de Ruta.

Moriarty Klaus y Carmine, tensaron sus músculos y pensaron a la vez, que estaban atrapados…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *