El Museo Nacional del Prado expone Biombo de la Conquista de México

  • La obra invitada, programa patrocinado por la Fundación Amigos del Museo del Prado, a través de su Comisión de arte virreinal, presenta el Biombo de la Conquista de México, pieza capital del arte virreinal.

Este biombo de dos haces representa, por un lado, la conquista de Tenochtitlán, y por el otro, la ciudad de México, y probablemente fue un regalo del ayuntamiento de México a un virrey al asumir el gobierno de la ciudad, cabeza del reino.

  • Como tal, evoca nociones centrales en la cultura y la memoria de las élites criollas de la capital de la Nueva España.

El biombo demuestra la peculiaridad de la ciudad de México como capital de la Nueva España y escenario de su historia, y visualiza la manera en que sus habitantes mostraban su relación con una Monarquía Hispánica, a la que
debían fidelidad política y el origen de su fe, pero también el orgullo y la singularidad de una realidad americana y criolla que cristalizaría más de un siglo después en el proceso de independencia.

La restauración de María Álvarez Garcillán
La propia naturaleza del biombo y su movilidad han hecho que el estado de conservación de la pieza no fuese bueno, los desplazamientos, los golpes, el agua… habían dibujado sobre él una huella de daños que condicionaba y afectaba a su aspecto estético.

Para acometer su restauración se han llevado a cabo una serie de estudios técnicos como el análisis de reflectografía infrarroja, luz ultravioleta e identificación de materiales en laboratorio químico.

El biombo está vertebrado en torno a un armazón de madera, diez puertas unidas por argollas de hierro y con tela encolada por ambas caras como soporte para la pintura. El soporte para la pintura es una tela de tafetán de lino encolada a lo largo de su perímetro al bastidor/puerta. Al estar pintado a dos caras, hay una tela por cada frente. Salvo las puertas externas, de un solo paño, el resto está compuesto por dos paños unidos con costura “plana abierta”. Las costuras están a diferentes alturas, lo que hace razonable pensar que las escenas se pintaron una vez montadas
las telas en sus bastidores.

Expuesta en la sala 16 A del edificio Villanueva hasta el próximo 26 de septiembre, esta excepcional pieza pasará a formar parte de la exposición temporal “Tornaviaje”, una apuesta del Prado por abrir sus colecciones a nuevas geografías.

museo de el prado – madrid

El Museo Nacional del Prado expone Biombo de la Conquista de México comentarios en «2»

    1. Consuelo es una auténtica maravilla el poder disfrutar si no insitu, virtualmente. Gracias por estar ahi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *