Destino Colombia: más allá del café

Si hablamos de Colombia hay una clara referencia que viene a la mente de cualquiera: El Café. Pero en mi visita a este hermoso País descubrí mucho más…


Y finalmente Cartagena de Indias, el lugar más colorido y alegre (que me perdone Cuba) donde cualquier pena se disipa pronto.


Bogotá

Empezaré por un inexcusable, la capital: Bogotá. Si muchas veces en determinados países tenemos que hacer escala de entrada y salida por la capital de manera conveniente y de forma nada atractiva, éste no es el caso.

Visita obligada el Museo del Oro de Bogotá, es uno de los Museo más bien organizados y con valiosas piezas históricas que nos van a hacer entender el País de una forma más acertada. Y por supuesto el Museo de Botero, no necesita presentación y os aseguro ¡superará vuestras expectativas!

Bogotá como todas las grandes ciudades tiene muchas visitas por hacer y disfrutar, pero para ir resumiendo os diré que las imprescindibles son a pie y que es necesario (fijaos bien el tono que empleo) alojarse en el Barrio de la Candelaria… descubriréis una Bogotá única.

Callejeando se descubre una ciudad única y yo tuve la suerte de compartir con mis viajeros inigualables recorridos de Street Style únicos entre los que destaco la Casa de los Cuervos Urisarri, una pequeña joya escondida a varias cuadras de la calle Fantasma.

Medellín

Segunda ciudad Top que yo incluso quería evitar (sacrilegio por mi parte): MEDELLIN, los Paisas como llaman a sus ciudadanos son tan duros como admirables, ellos que tanto me enseñaron de una ciudad increíble y con una gastronomía UNICA, sí como lo leéis, en mayúsculas.

Hacía años que no comía de forma tan copiosa y sabrosa. No puedo describiros tales formas, texturas y sabores cocinados aparentemente de forma tosca pero bien condimentados y  suculentamente enlazados de forma inigualable. Los múltiples restaurantes de la ciudad son todos de una calidad sublime justamente por su cocina de mercado y casera.

Cartagena de Indias

Y finalmente Cartagena de Indias, el lugar más colorido y alegre (que me perdone Cuba) donde cualquier pena se disipa pronto.

Primero su zona más colonial con el entrañable Castillo de San Felipe y el Convento de Popa, pasando por antiguas bodegas que han sido reconvertidas en tienditas de souvenirs y acabando con múltiples callejuelas llenas de fachadas coloridas y alegres, entre las que destacan iglesias, parques y plazas adornadas con sus famosas Palanqueras.

Las palanqueras son parte de la historia de Cartagena de Indias: mujeres vestidas con faldas de los vistosos colores de la bandera del país, muy vistosas y con frutas en sus cabezas que despiertan las sonrisas y contagian entusiasmo. Para mí, patrimonio cultural de la bonita colombiana. PROHIBIDO perderse Cartagena de Indias, no os lo perdonariáis jamás…

Parque Nacional Tayrona

Para los amantes de la naturaleza hago especial énfasis en el Parque Nacional de Tayrona. ¡Sí lo es! Es tan espectacular como parece, con miles de aves y un hábitat único e incomparable. O bien la zona de Santa Marta…y sus pueblos palafíticos, un estilo único de vida para entender cómo se puede entremezclar la música, las risas y las deficiencias de luz y agua en pleno siglo XXI.

Tendría tantas cosas bellas que contaros y tantos lugares que aconsejaros, que en uno solo post no me caben para describir la belleza y las ciudades increíbles que tiene Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *